En muchas ocasiones dejamos pequeños desperfectos o pequeñas averías que aunque somos conscientes de que debemos repararlas, siempre lo dejamos para otra ocasión o simplemente mas adelante. Estas Navidades regale un tejado a su casa y se dará cuenta que la inversión de un buen tejado sin ningún tipo de daño o problema es a la larga ahorrar dinero y tiempo en su casa.

Esa pequeña fisura que provoca una gotera en el tejado cada vez que llueve de forma copiosa puede parecer que no es un gran problema pero la verdad es que con el tiempo la humedad se va introduciendo lentamente en la estructura del tejado hasta que la reparación es mucho mas compleja y complicada sin contar que toda esa humedad esta dentro de su casa con los detrimentos que eso conlleva a la propia salud del hogar y de los que habitan en la casa.

A su vez es muy normal que dejemos los canalones y sumideros sin revisar y por esto se van obstruyendo poco a poco hasta que se atascan produciendo embalses y charcos en lugares que a la larga son problemáticos.

Un caso muy normal de no hacer un buen mantenimiento del tejado es que por no limpiar los canalones del tejado estos se terminan atascando y cuando llueve el agua termina rebosando de los tubos de evacuación y el agua termina cayendo por la fachada por lo que esta se humedece y se deteriora hasta que hay que rehabilitar la fachada por completo por no tener cuidado con la limpieza del tejado y los canalones de evacuación.

Por esta razón este año en Navidades regale un tejado a su casa y verás como es el mejor regalo que le hace a su familia y a usted mismo ya que un tejado sano sostiene una casa sana.