En muchas de las reparaciones de fachadas que tenemos que realizar se debe a la aparición de humedades causadas por la mala canalización del agua de lluvias que se agrupan desde el tejado hasta llegar al sistema de desagüe que debe de canalizar el agua hasta la calle para llevarlo a la arqueta donde esta el colector de agua de la nieve o la lluvia.

En ocasiones el sistema de desagüe no esta bien instalado o faltan partes en la bajante de canalización haciendo que el agua termine corriendo por la fachada, en estas ocasiones no sucedería nada si fuese una sola vez o como en el caso de lluvia racheada que si que moja las fachadas de los edificios.

En el caso de fallo en la estructura de canalización o bajantes el problema se agrava ya que siempre que llueve o nieva este agua pasará por esta zona de la fachada y por causa de la reiteración al final se producen humedades en la fachada con todos los problemas que esto puede causar en la propia estructura del edificio.

Proteger la fachada con una canalización del agua correcta en el edificio es una de las mejores formas de conseguir no tener problemas de humedades en las fachadas ya que este tipo de reparaciones son  bastantes costosas en comparación con el coste de arreglar o reparar el sistema de canalización del tejado o cubierta techada.

El mantenimiento de la canalización es también una opción muy interesante para salvaguardar en general la estructura tanto de la fachada como de la propia cubierta, además este tipo de mantenimientos de tejados anuales o bianuales no son especialmente caros ni costosos.

Por esta razón proteger la fachada con una canalización del agua correcta es una de las mejores formas de ahorrar con el tejado y la fachada a futuro.